πρόσωπον

 

La voz griega prósopon designa la máscara. Con ella el actor cubría su rostro en las representaciones teatrales. El teatro, integrado en la vida colectiva, era para el griego un diálogo permanente consigo mismo. Interpretar es el arte de superar lo personal, de fingir ser otro recreando una realidad vivida con conflictos. Teatro tiene su origen etimológico en θεάομαι 'ver', y es el lugar para ver y para verse, a imagen de un ojo colectivo que se dirige al θεός, al dios, a lo luminoso. El ἄνθρωπος es el único ser capaz de verterse hacia la transcendencia ética, estética, religiosa y cultural.